Los españoles que trabajan en Silicon Valley llevan años desarrollando su actividad en remoto pero, como en el resto del mundo, la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus obliga a un teletrabajo intensivo, que estos profesionales viven de distinta manera.

California ha superado el mes de confinamiento por coronavirus. El 17 de marzo los seis condados de la bahía de San Francisco declararon una cuarentena. Dos días después, la orden se extendió a todo el estado y se cerraron los colegios. Sonia Valero es profesora en una escuela de primaria en el distrito escolar de San Francisco. Desde el 16 de marzo trabaja en remoto: “Todos los días debemos trabajar un mínimo de cuatro horas obligatorias según el distrito escolar, pero suelen ser siete, porque debemos preparar y crear material que no está pensado para enseñar a través de la red”. Aclara que dispone de las herramientas tecnológicas necesarias para teletrabajar, pero no cree que este sistema pueda mantenerse más de dos meses: “Los niños necesitan desarrollar destrezas sociales, comunicarse con otros niños, jugar en espacios abiertos…”. Aún así, reconoce que esta experiencia servirá para “darnos cuenta de cuánto podemos hacer desde Internet, educar, comunicarnos y enseñar todas la áreas en línea”. Nicole Babaoglu es directora de administración en Bowman School, uno de los colegios de Palo Alto. Teletrabaja desde el 14 de marzo , y estima que así será hasta el 1 de septiembre, “no podemos mantener a los niños a seis pies de distancia”.

Pese a todo, parece que la situación resulta más llevadera que en España. La gente puede salir a pasear, hacer deporte e ir con los niños al parque, manteniendo la distancia y con ciertas medidas. California fue el primer estado del país que llevó a cabo el confinamiento. Eso, unido a un modo de vida diferente -la gente se mueve en sus coches y entra y sale de su casa sin compartir portal ni ascensor-, justifica un número inferior de casos y fallecidos si se compara con Nueva York. Tanto es así, que el gobernador de California, Gavin Anderson, sostenía en una teleconferencia el pasado martes 21 de abril que el estado está haciendo progresos en la lucha contra el Covid-19: “Estamos empezando aplanar la curva”.

El entorno

Estas son las noticias que llegan a diario a los profesionales de las grandes tecnológicas con sede en Silicon Valley que, como Valero y Babaoglu, trabajan desde casa. Adobe, Intel, Cisco, Google, Facebook, HP o Juniper son algunas de las que tienen allí su matriz, a las que se suman otras muchas de distinto tamaño que también cuentan con oficinas o instalaciones en el corazón tecnológico del mundo. El teletrabajo no es ajeno para la mayoría de estos profesionales, que viven de la tecnología pero, al igual que está sucediendo en otros puntos del planeta, nunca antes había sido la única opción y durante tanto tiempo para realizar su actividad. Yasmina Das Gomez, Francisco Manso y Manuel Vara llevan años trabajando en Silicon Valley. Desde allí explican los cambios en su rutina laboral y cómo viven esta experiencia.

Autosuficiencia

Video thumbnail
Yasmina Das Gomez, ‘program manager’ en Cisco Systems

Yasmina Das Gomez calcula que lleva unos veinte años trabajando en la industria de alta tecnología en Silicon Valley, en Cisco Systems. Es supervisora de programas -program manager- y no recuerda exactamente cuántos años hace que al menos un día a la semana trabaja desde casa, “por lo menos quince”. Asegura que, al igual que algunos de sus colegas que trabajaban en remoto, “no supone ningún cambio”. Aunque reconoce que “para los que íbamos a la oficina, todo dependerá de cada individuo y de su situación. Muchos tienen niños pequeños en casa, o personas mayores a las que cuidar, y eso complica la situación”.

A lo largo de su carrera, esta española nacida en Castellón ha sido supervisora de servicios, de soporte para Latinoamérica y de desarrollo de negocio para mercados emergentes. Explica que ella y casi todos sus compañeros pueden hacer “exactamente el mismo trabajo yendo a la oficina o quedándonos en casa. Lo que perdemos es la parte humana, interactuar en persona en vez de a través de cámara de vídeo o por teléfono“.

Contacto virtual

Francisco José Manso, principal software engineer en Dell Technologies, también echa en falta hablar cara a cara con sus compañeros, “pero con Zoom podemos reunirnos presencialmente en cualquier momento con un clic”. Desde 2001 trabaja en Silicon Valley en el mismo puesto, “primero en Legato, luego EMC nos compró, y ahora formamos parte de Dell”, aclara. Hace nueve años que teletrabaja: “Es un beneficio para la empresa, pues estás conectado 24 por 7 a cambio de poder conciliar mejor la vida privada. Tienes que estar localizado en horario laboral y atender las reuniones, pero el horario lo manejas tú. Tenemos desde hace mucho acceso por VPN, portátil de empresa, pantallas y terminales Dell Wyse con PcoIP con Virtual Desktops dentro de la empresa”.

Video thumbnail
Francisco José Manso, ‘principal software engineer’ en Dell Technologies

Manso explica que en esta cuarentena lo único que no puede hacer con facilidad es manejar los equipos físicamente: “Hay unas medidas de protección a los empleados muy estrictas. Cuando mi compañero y yo tenemos que ir, lo planificamos meticulosamente y lo coordinamos por Zoom. Pero con casi todo virtual apenas hemos ido al centro de cálculo. Este mes sólo una vez”.

Movilidad

Los compañeros de trabajo y la coordinación son ajenos a la rutina laboral de Manuel Vara. Nació en Muros (ACoruña), cuanto tenía 15 años se mudó a EEUU, vivió 10 años en Nueva York y hace más de 26 que echó el ancla en Silicon Valley. “Si alguien me pregunta de dónde soy, digo que de California”. Ha trabajado durante 17 años en Intel como director de márketing, technology evangelist y media relations manager, posición esta última que desempeñó durante cuatro años en Sony. En 2013 dejó su trabajo y decidió tomarse unas vacaciones que aprovechó para invertir en bolsa: “Como me iba bastante bien, decidí alargar mis vacaciones un poco más. Ya llevo 7 años. No he tenido un trabajo normal desde hace años. Lo único que me hace falta es un teléfono, mi iPad o mi laptop y puedo trabajar desde cualquier lugar”. Como independent investor -así se define- subraya que durante todos estos años ha viajado muchísimo: “Creo que en los últimos cuatro no he estado en mi casa de San José más de tres semanas seguidas, el año pasado sólo pasé un par de meses, el resto estuve viajando”.

Afinales de febrero Vara regresó de México y se metió en casa. Desde entonces confiesa que ha trabajado muchas horas, “porque la bolsa ha estado loca y como vivo de ello estoy tratando de evitar el desastre”. Reconoce que si no fuera porque su familia está en Nueva York y su hermana trabaja allí como enfermera, “estar encerrado en casa ha sido muy fácil. Si tuviera que estar más meses no tendría problemas”. Está convencido de que igual que él, muchos profesionales podrían trabajar en remoto varios meses, pero no confía en que se pueda mantener a largo plazo: “Hasta que tengan una manera de asegurar que los empleados pueden volver a trabajar sin peligro, no creo que las cosas vuelvan a la normalidad. Las empresas que no se puedan adaptar van a sufrir. Esto va para largo“.

Jornada laboral

Estos tres ejecutivos coinciden en que en esta situación es complicado mantener el foco. “Cuando trabajas desde casa es fácil distraerse y más sencillo aún estar siempre conectado al trabajo“, asegura Vara. Y si no, que se lo pregunten a Manso, que explica que, al no salir de casa, las actividades extra profesionales -como arbitrar o jugar al fútbol en su caso- han desaparecido: “Ese tiempo lo aprovecho para trabajar… entre otras cosas”. Babaoglu confiesa que siente que siempre está trabajando.

Video thumbnail
Manuel Vara, ‘independent investor’

Para ser más eficaz, Das Gomez propone establecer una rutina, “hacer varios descansos para tomar un café o para moverte un poco. Establecer un horario de trabajo de la misma manera que lo harías si fueses a la oficina, es decir, empezar y acabar de trabajar a la misma hora. De vez en cuando hacer las reuniones con video, eso fuerza a estar más atento a la vez que estás en contacto con otra gente”. Para Vara lo más importante es “tener una habitación en casa que sea mi oficina. Así puedo cerrar la puerta y concentrarme en mi trabajo”.

El futuro

¿Marcará este momento un antes y un después en la manera de trabajar? Según Vara, vivimos una prueba de fuego: “Todo tipo de empresas, grandes y pequeñas, han tenido tiempo de ver que muchos empleados pueden trabajar desde su casa. Creo que a partir de ahora más compañías dejarán que algunos empleados trabajen en remoto algunos días”.

A Das Gomez le resulta difícil averiguar qué pasará cuando finalice la pandemia. Como ‘ciudadana de a pie’ explica que “las proyecciones son bastante negativas y creo que la recuperación económica va a ser lenta y larga. El sector tecnológico está bien posicionado y las empresas grandes con un capital sólido serán las que mejor resistan al embiste. Las que carezcan de capital o las pequeñas empresas lo van a tener más complicado”. Babaoglu ya lamenta que algunos de sus familiares hayan perdido su empleo o esperen recortes salariales.

 

Ver publicacion original via Expansion.com

Open chat
1
¿Necesitas Ayuda?
Hola ¿En que podemos ayudarte?