Si al confinamiento se unen las malas perspectivas laborales que se avecinan, estar encerrado en casa puede ser un obstáculo añadido para buscar empleo o prepararse para una nueva estrategia laboral cuando la situación se complique. Aquí encontrará todas las pistas para ser el candidato ideal y casi un centenar de referencias para contactar con los principales intermediarios laborales.

Trabajar por cuenta ajena, como profesional independiente o como autónomo, no es una garantía de empleo en estos momentos. El ERTE está en boca de todos. Los expedientes de regulación de empleo temporal se amontonan a medida que aumentan los días de confinamiento, que ya suman un mes.

El impacto de la situación de emergencia sanitaria que vivimos es más que evidente en todo el tejido empresarial y, salvo los funcionarios, los profesionales observan que su puesto pende de un hilo o que durante un tiempo su salario se reducirá, en el mejor de los casos. Tanto las personas que tienen el privilegio de teletrabajar como aquellos que están en situación de desempleo temporal tienen la oportunidad de rastrear el mercado laboral mientras ponen a punto su perfil. Porque esto pasará, y tarde o temprano el empleo se activará. Prepararse durante estos días es ir un paso por delante cuando todo se normalice.

«Más que preguntarse en qué somos buenos es el momento de plantearnos qué es lo que más nos gusta. Esta segunda pregunta bien pudiera conducirnos más rápido y fácil hacia la respuesta de la primera cuestión», recomienda José Manuel Chapado, socio director de Éthica Consultores y autor de Vértigo. Sin embargo, el mercado laboral es lo que es y son muy pocos los afortunados que pueden hacer realidad el deseo de trabajar en lo que de verdad les gusta y, además, recibir un sueldo por ello.

De una manera más objetiva, Salva Sicart, director de Hays Response España, aconseja a los profesionales hacer un DAFO, es decir, un análisis de debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades «con su propia autocrítica y la de sus personas de confianza, de manera que logren el resultado más objetivo posible».

Puesta a punto

Sicart explica que «hay que fijarse en las fortalezas para potenciarlas y en las debilidades para mejorarlas. También en las amenazas y oportunidades, ya que hay que tener en cuenta cómo está el mercado y ponerse en contexto». Ana Zayas, associate director de Page Personnel, asegura que a veces basta con detenerse a pensar en nuestro día a día para hacer una crítica sincera y constructiva de las áreas de mejora y fortalezas. «Por otra parte, siempre estamos rodeados de compañeros, proveedores y clientes. Podemos pararnos a analizar sus feedback sobre nuestro trabajo y sacar conclusiones».

En cualquier caso, Francisco Vinagre, senior consultant y responsable de recruiting en la oficina de Madrid de BTS, aconseja «ser realista respecto a nuestra situación personal y trazar un curso de acción apropiado. No se trata tanto de descubrir nuestras fortalezas como de definir los objetivos profesionales». Hace referencia este experto en desarrollo y reclutamiento a sus compañeros Jerry Connor y Karim Hirari. En su reciente libro, The greatest 4 greatest coaching conversation, recogen un estudio de la Asociación Americana de Psicología: «Cuanto más detallemos nuestros objetivos, más probabilidades tendremos de alcanzarlos. Escribirlos y/o grabarlos está bien, pero si los compartes y contrastas con personas que te conocen, todavía mejor». Otro medio para hacer este examen de conciencia profesional es el que propone Marcos Huergo, director general Lee Hecht Harrison: «Recordar y analizar situaciones extraordinarias a las que nos hemos enfrentado con el objetivo de identificar las competencias y habilidades que nos permitieron superarlas con éxito». Por otra parte, Vinagre discrepa de quienes apuestan por resaltar algunas cosas: «Hay que conocerse bien, pero ser uno mismo».

Alana Rincón, ejecutiva de cuentas en Nexian Digital Academy & People, sugiere otra opción que califica de totalmente anónima: «La ventana de Johari, que permite tener un feedback 360 a través de nuestros contactos y utilizando herramientas online». El director de Hays Response coincide con el resto de los intermediarios laborales en que hay muchas herramientas para objetivar cómo somos, «pero hay que ser conscientes de que lo importante no son las competencias que son más importantes para usted, sino las que demanda ahora mismo el mercado laboral».

Quienes están siempre al tanto de lo que desea el mercado son los trabajadores independientes. Los denominados nómadas del conocimiento – knowmads-, expertos en detectar las necesidades, es decir, donde puede ser útil su conocimiento. Raquel Roca, consultora de transformación digital y autora de Knowmads y Silver Surfers (Ed. Lid), subraya que «hay personas que no saben que necesitan lo que tú haces hasta que lo muestras. El expertise se demuestra compartiendo contenido de valor para los demás, no hay otra: blog, tutoriales, videoblogs, podcast…».

Rastrear en la red…

En la búsqueda, Sicart opina que hay que diferenciar entre canales sociales y profesionales: «Sinceramente, creo que el mejor canal es LinkedIn». Chapado también apuesta por dicha red social, pero considera que «Twitter es especialmente idónea para difundir pensamiento. E incluso Instagram (IG), donde una imagen vale más que mil palabras». Zayas asegura que todos los canales son válidos para hacer marca y ganar visibilidad: redes profesionales, foros específicos con contenido del sector en el que se mueva el profesional, páginas web de empresas y consultoras de selección, o simplemente agilizar la red de contactos.

Aprender a moverse en las redes sociales es cada vez más importante. El socio de Éthica Consultores afirma que «toda crisis es una oportunidad de la que surgen cambios y avances. En mi opinión, uno de los más evidentes e inmediatos será el de la digitalización. Esta experiencia nos hará a todos más digitales, al tiempo que nos permitirá valorar en mayor medida la cercanía y la humanidad de lo presencial. Hacernos más presentes en redes sociales y familiarizarnos con las diversas maneras de comunicación telemática nos hará más accesibles, más reconocibles y más empleables».

Por esta razón, Rincón piensa que es importante que, además de en las redes sociales, el candidato se posicione en otros canales como colegios profesionales, asociaciones, clusters, centros de investigación, o que participe en distintas publicaciones o proyectos de colaboración que permitan al profesional «hacer notar su trabajo y resultados, no sólo su presencia en redes sociales».

Sin embargo, como explica Gonzalo Martínez de Miguel, CEO de Infova, no hay que precipitarse. Califica de estéril ofrecer nuestro perfil profesional en cualquier canal sin que la empresa esté buscando un candidato de esas características: «Es mejor responder a las demandas que plantean las empresas cuando están en proceso de búsqueda. Por otro lado, si sabe mucho de algo, lo sabe explicar bien, grabar y subir a la red… eso le dará visibilidad en el mercado. Es el equivalente a escribir artículos en los medios que ven sus clientes potenciales». Chapado también es partidario de huir de los lugares comunes: «Quien nos lee debe llevarse algo que no tenía antes de hacerlo».

…Sin saturar

Martínez de Miguel advierte que los headhunters y las empresas recurren a blogs o webs específicas para localizar candidatos, por eso cree Huergo que es fundamental desplegar la creatividad: «En estos momentos hay sobresaturación de información en redes, por lo que debemos ser originales y aportar contenidos que aporten un valor diferencial«.

Roca coincide en este abarrotamiento de la red. «Hay un boom de exposición en las redes sociales, de directos en IG, de publicaciones en LinkedIn y de personas que impulsadas por el miedo y la destrucción laboral del Covid-19 se lanzan a contar cualquier cosa o venderse en internet de cualquier manera». Recomienda calma y sentido común: «Hay que sembrar para recoger y, en ningún caso, hacer venta directa de nada«.

Insiste Roca en que «en el mundo digital no es uno mismo quien determina cuánto vale y qué le tienen que comprar. Serán los demás quienes nos validen (todos somos prosumers) y, por tanto, quienes decidan si realmente aportamos un valor y si ‘nos compran’ o no». Vinagre aconseja hacer un buen uso de los distintos canales, en la diversidad está la clave: «Buscar trabajo es un trabajo y hay que tomárselo

 

Leer el contenido original 

CatalanEnglishFrenchSpanish
Open chat
1
¿Necesitas Ayuda?
Hola ¿En que podemos ayudarte?