¿Qué ha hecho durante el confinamiento? Prepárese, porque es una pregunta que podrán hacerle cazatalentos y reclutadores en su próxima entrevista laboral. La respuesta puede ser decisiva para ser el elegido.

LAS PREGUNTAS QUE DEBERÁ RESPONDER

 

Esta crisis no va a poner freno al ingenio de los cazatalentos y los reclutadores para dar con el mejor candidato a un puesto. El Covid-19 está cambiando y cambiará muchos planteamientos, y éste es uno de ellos. «Una vez superada la inmovilidad física del estado de alarma como el shock emocional en que nos puede dejar la resaca del parón, muchas preguntas se encaminarán a atisbar las capacidades para afrontar la nueva etapa en la que navegarán la mayoría de las empresas. Es decir, un entorno de cambio y superación que requerirá de creatividad, energía, toma de decisiones y, por supuesto, capacidad para implementarlas». Quien dibuja ese panorama es Andrés Fontenla, socio director de Recarte &Fontenla executive search, una firma de cazatalentos que vislumbra un antes y un después tras esta crisis en la búsqueda directa de altos ejecutivos. Asegura Fontenla que «la actividad realizada durante el confinamiento será una referencia importante para conocer al profesional o al directivo».

Hacia un nuevo modelo

Maribel Rodríguez, socia fundadora de Direactivas -consultora especializada en reclutamiento y promoción del talento femenino-, coincide en que las preguntas enfocadas al chequeo de la parte técnica como conocimientos, formación, idiomas o experiencia se mantendrán. No así las competencias que se refieren al perfil blando, sobre las que vaticina un espectro amplio, rico y, a todas luces, diferente: «Gestión de crisis, manejo de situaciones novedosas en momentos de incertidumbre, liderazgo para la gestión de equipos en remoto, resolución de conflictos, toma de decisión, autonomía, capacidad de respuesta, adaptación al cambio, priorización, etcétera». Está convencida de que se abre un modelo que «invita especialmente a valorar lo que podemos denominar competencias socialmente responsables«.

De la noche a la mañana las prioridades han dado un giro. «Frente al temor de muchos profesionales por la robotización del mercado, aparece un nuevo escenario, como el que nos trae el coronavirus, de incertidumbre, adaptación y máxima flexibilidad. La suma de ambos potencia el valor de las habilidades blandas», añade Adolfo Ramírez, asesor técnico en transformación digital y autor de Digitalízate o desaparece (Ed. Gestión 2000).

La situación que estamos viviendo va a formar parte de nuestra historia particular y, como explica José Ignacio Jiménez, socio director general de Talengo, hace que, de alguna manera, nos enfrentemos a nosotros mismos: «Estamos mirándonos crudamente en el espejo, y viendo lo que somos y cómo estamos afrontando esta situación». Reconoce que no todos obtendremos el mismo reflejo: «Algunos tendrán como actividad principal reenviar cientos de mensajes fakes y chistes de mal gusto, dormir de manera extrema o habrán huido a una finca o similar y no entenderán o querrán ver la gravedad del tema. No aportarán nada a su familia, a su entorno y a su empresa». Jiménez cree que aquellos que hayan trabajado desde casa y demostrado su resiliencia para adaptarse a este momento saldrán reforzados de la crisis, «los primeros forman parte de la especie ameba humana y tienen poco valor».

El aprendizaje

Los reclutadores se están replanteando su trabajo porque, como asegura Ramírez, ahora más que nunca «las empresas van a buscar profesionales con valores, personas íntegras». Camino Rodríguez, socia directora de executive search en Ackermann International, apunta a qué obedece este cambio de estrategia: «Los momentos de dificultad o mayor complejidad son los que sacan a relucir la verdadera esencia de una persona y, por eso, no tengo duda de que lo que se haya hecho durante este confinamiento, la actitud con la que se afronte, los aprendizajes que se extraigan de ella, etcétera, van a servirnos para conocer mejor a los candidatos y, para ellos, será una oportunidad de demostrar sus capacidades».

Como señala Maribel Rodríguez, la actividad que los profesionales están realizando en estos días de confinamiento, «será un activo de importante valor en el que no se priorizará tanto el qué, como el cómo».

A partir de ahora el escenario económico, laboral y de relaciones se va a modificar. Según Maite Aranzábal, asesora de negocio y talento, entender cómo nos hemos enfrentado a este gran e inesperado desafío va a ser muy importante: «Hablamos de gestión de guerra». Menciona entre las habilidades que ganarán relevancia mantener la moral alta, improvisar, liderar con muy poca información sobre lo que puede pasar en el futuro, gestión y planificación del corto plazo, contar con recursos limitados, la importancia de buscar alianzas, solidaridad y la transparencia. En la entrevista de trabajo, Aranzábal recomienda honestidad: «Siempre es bueno ser sincero y uno mismo. En estas épocas de crisis sale lo mejor y lo peor de los seres humanos«.

El cara a cara

Alberto Gavilán es director de recursos humanos de Adecco Staffing. Cree que dar con la mejor respuesta en una entrevista de trabajo depende de «un autoanálisis previo y de estructurar de forma clara los mensajes». Añade que también es importante describir cada situación con el máximo detalle, «para que los entrevistadores puedan sacar conclusiones precisas».

Recuerde que en la entrevista tendrá la oportunidad de demostrar todas esas cualidades que ahora ganan terreno a los conocimientos. La socia de Ackermann asegura que entre las habilidades que esta crisis ha obligado a poner en acción está la creatividad: «En este entorno hostil es más necesaria que nunca para conseguir resultados. Necesitamos grandes dosis de innovación para encontrar alternativas, y conseguir hacer eso que ya no podemos hacer de la manera que lo hacíamos«.

Otra de las habilidades que Fontenla cree que hay que exhibir es la resiliencia: «Saldrá reforzada de esta crisis, ya que es necesario sobrellevar bien la situación con paciencia y persistencia. Hay que cultivar también la perspectiva del medio/largo para no dejarse arrastrar por el cortoplacismo, intentar mirar más allá para anticipar la jugada, y que no nos cojan desprevenidos en las siguientes etapas».

LAS PREGUNTAS QUE DEBERÁ RESPONDER

Los conocimientos, la experiencia o dominio de idiomas seguirán siendo los imprescindibles en la entrevista de trabajo…. pero a partir de ahora tendrá que estar preparado para responder con seguridad y contundencia a una nueva remesa de preguntas que, en muchos casos, serán decisivas para superar la fase final del proceso de selección. Estas son algunas de las que vislumbran los expertos:

  • ¿Sabe teletrabajar? ¿Cómo organiza su tiempo de trabajo?
  • ¿Qué canales ha utilizado para mantener el contacto con los miembros de su equipo y compañeros?
  • ¿Ha realizado alguna actividad de voluntariado durante el confinamiento?
  • ¿Ha aprovechado el tiempo para formarse o reciclarse?
  • ¿Cómo ha resuelto los conflictos? Ponga un ejemplo.
  • ¿Cómo ha empatizado con los clientes?
  • ¿Cómo ha afrontado el confinamiento?¿Qué consecuencias ha tenido?
  • ¿A qué decisiones se ha enfrentado y cómo las ha solventado?
  • ¿Qué acciones habría llevado a cabo en su empresa si hubiera previsto el riesgo de una pandemia de este tipo?
  • ¿Qué ha aprendido?
  • ¿Qué ha valorado más y qué ha echado en falta?
  • ¿Cuáles eran sus prioridades al iniciar la jornada laboral?
  • ¿Cómo se comunicaba con sus colaboradores?
  • ¿Cuáles fueron las principales barreras del teletrabajo? ¿Cómo las superó?
  • ¿Cómo visualizó el final del confinamiento?

Leer publicacion original 

CatalanEnglishFrenchSpanish
Open chat
1
¿Necesitas Ayuda?
Hola ¿En que podemos ayudarte?